Formigal, pasado y presente de la gran estación de esquí española

Los fans de los deportes de invierno piensan en la nieve todo el año. Da igual que estemos en pleno verano, tostándonos en la playa o buscando el fresco de la montaña: es probable que ellos ya estén pensando en la próxima temporada de nieves, cuando puedan volver a sacar sus esquís. El que es fan, lo es todo el año.

Por eso, son muchos los que empiezan a planificar sus próximas visitas a la nieve en plena canícula. El puente de diciembre, Navidad y Fin de Año son los días más concurridos del año, así que no está de más reservar con bastante antelación. Solo de esta forma podemos asegurarnos de que pagamos el precio más barato posible por nuestra estancia en la nieve. Cuanto más tarde reservemos y más nos acerquemos a esas fechas, más alto será el precio.

A día de hoy puedes encontrar buenas ofertas de esquí en Formigal, una de las estaciones con más solera de nuestro país. Por ejemplo, del 3 al 6 de diciembre puedes alojarte en un hotel de cuatro estrellas con balneario y dos días de forfait por 188 euros por persona o por 230 euros del 21 al 25 de diciembre. Para fin de semana (dos noches y dos días de forfait) puedes alojarte por 152 euros. También puedes encontrar ofertas parecidas para apartamentos de alquiler o incluso albergues.

Son precios que no encontraremos en otro momento del año. Es normal que así sea: aunque los fans del esquí pasen los meses pensando en cuándo volverán a la nieve, el día a día nos impide pensar a varios meses vista. Sin embargo, salir de ese marco mental y reservar con margen de tiempo en páginas como Esquiades tiene premio: precios imbatibles para ir a la nieve en las fechas más demandadas del año.

Formigal-Panticosa, el mayor destino de esquí en España

Formigal es una estación del Pirineo Aragonés. Actualmente forma parte del grupo Aramón, el primer grupo empresarial de turismo de nieve, encargado de gestionar las estaciones de Cerler, Panticosa y Formigal (actualmente Formigal y Panticosa integran un complejo único), en el Pirineo aragonés, y Javalambre y Valdilinares, en el Sistema Ibérico de Teruel.

Situada en el municipio pirenaico de Sallent de Gállego (provincia de Huesca), en el paraje de Formigal, la estación se divide en cuatro grandes sectores: Tres Hombres (Sextas), Sarrios, Anayet y Portalet. Aunque el núcleo original de la estación está en el Valle de Izas, posteriormente se extendió hacia el sur. Después se realizarían dos nuevas ampliaciones en dirección hacia la frontera con Francia.

Formigal no tiene solo un presente espectacular, sino también un pasado con solera. Formigal es una de las estaciones con más historia de nuestro país. No en vano, supera el medio siglo de edad, siempre ofreciendo la mejor nieve a sus clientes. Dicen que fueron unos vecinos del lugar los primeros en colocarse unos esquís para regresar de Francia. Era la Navidad de 1912 e inauguraron para la práctica del esquí unas laderas que, cinco décadas después, forman parte de la estación más grande del país.

En la década de los 60 Ramón Sainz de Varanda, un joven abogado que años más tarde se convertiría en alcalde de Zaragoza, comprendió que aquel lugar ofrecía los mimbres perfectos para ofrecer a los españoles una gran estación de esquí. Las condiciones naturales eran inmejorables, pero hacía falta también el impulso político. Para ello, buscó el apoyo necesario del Gobierno de Franco, a través del Ministerio de Información y Turismo, que por aquel entonces dirigía Manuel Fraga Iribarne. Además, y a diferencia de otras iniciativas, esta tenía el apoyo de los vecinos de Sallent de Gállego, encabezados por su alcalde, Ángel Franca, que comprendieron que el proyecto era una gran oportunidad para el pueblo.

De esta forma, la estación de esquí de Formigal comenzó a funcionar el 5 de enero de 1965, apenas con una decena de trabajadores y un único telesilla. Más de 55 años después, Formigal es el destino de nieve más grande de España, y recibe cada año unos 600.000 visitantes.

137 kilómetros de pistas

Actualmente la estación dispone de 137 kilómetros de pistas, una pista de trineos, un circuito de raquetas e itinerarios nuevos fuera de pistas. Los remontes tienen capacidad para 35.920 esquiadores por hora y existen tres pistas especiales: Snow Park, Video Slalom y Tubers.

Ofrece zonas tanto para esquiadores debutantes como para quienes están acostumbrados a las altas velocidades. Es, por tanto, una estación muy versátil, ideal para familias en las que varios de sus miembros esquían, aunque tengan distinto nivel. Para aquellos con niños en edad demasiado temprana para esquiar, la estación ofrece tres guarderías donde dejar a los más pequeños de la casa disfrutando de la nieve.

A pie de pistas Formigal ofrece un amplio catálogo de cafeterías, restaurantes y locales para hacer un descanso entre bajada y bajada. También puedes relajarte disfrutando de un poco de música después del día de esquí. Una estación con todo lo que puede pedir el amante de la nieve, y ahora mismo a unos precios inimaginables.

Entradas relacionadas